¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Muchos son los motivos por los que los y las ciudadanas están retirando el apoyo a estos espectáculos crueles con animales.

 

Cada vez son menos las personas que acuden y participan del maltrato a los animales que supone la tauromaquia, siendo porcentajes que cada año se reducen de manera drástica.

 

Varias son las razones principales que nos hacen avanzar día a día por la abolición de la tauromaquia,  los más reseñables pueden ser:

 

  • Protección de la infancia.  El comité de derechos del niño, en su revisión anual a algunos de los países taurinos, ha instado a apartar a la infancia de la violencia de la tauromaquia, ya que entiende que puede dañar su desarrollo. Protegiendo a nuestras nuevas generaciones protegeremos el futuro de la sociedad.
  • La sociedad cada día rechaza más la violencia sobre los animales. A lo largo de todo el planeta, se han dado avances sustanciales en el desarrollo de los derechos de los animales,  cientos de ejemplos en muchos países y Estados nos dan una visión real del avance de la ética de la sociedad en este sentido, quedando una excepción en un pequeño grupo de países que aún no han prohibido la tauromaquia. Es por ello por lo que entendemos que no puede seguir permitiéndose que estos países maten animales por diversión, ya que supone un anacronismo esta excepcionalidad que se realiza con la tauromaquia.
  • La tauromaquia es un negocio deficitario sustentado incluso con dinero y subvenciones públicas en países como España. La actual situación de crisis mundial, donde las desigualdades sociales nos hacen priorizar, como sociedad, en la mejora de la vida de la ciudadanía y ajustar los presupuestos públicos, es reseñable como la industria de la tauromaquia recibe las mismas o más ayudas públicas para su mantenimiento. El coste de este negocio, controlado por un reducido grupo de empresarios, es muy superior a los ingresos que reciben, es por eso por lo que los Estados y los gobiernos locales, sostienen este negocio con dinero público priorizando sobre otros sectores mayoritarios, como la sanidad, la educación, infraestructuras,…
  • Según las encuestas, la mayoría de los ciudadanos rechazan la tauromaquia en todos los países taurinos En España, por ejemplo, sólo el 7% acude a al menos una corrida de toros al año ( enlace Encuesta Ipsos Mori)